¿Se convertirá el español en la primera lengua de los Estados Unidos?

¿Se convertirá el español en la primera lengua de los Estados Unidos?

El español está cada vez más establecido en los Estados Unidos, e incluso influye en los medios de comunicación y en las esferas políticas. ¿La lengua de Cervantes, a punto de destronar la de Shakespeare en la tierra del Tío Sam?

Idioma español hablando en números

Según el informe del Instituto Cervantes publicado en 2015, 52.988.755 es el número de personas de origen hispano en Estados Unidos, ciudadanos o inmigrantes. Puede que sean más hispanohablantes que en España, que tenía 47 millones en el mismo año. Y el auge del español no haría más que empezar: según las estimaciones del Instituto, en 2050 Estados Unidos será el primer país hispanohablante del mundo, con 138 millones de hablantes. México, ahora en lo más alto del podio con alrededor de 121 millones de hispanohablantes, está ahora en lo más alto del podio.

¿El español en la primera lengua del país de USA?

La pregunta es legítima, e incluso es sólo un espejo del estado actual de los Estados Unidos, que se ha convertido en un enorme e inmutable espacio intercultural, independientemente del clima político. Este contexto puede explicarse en primer lugar por la historia y la geolocalización del país. Durante muchos años, el territorio ha sido objeto de un flujo migratorio masivo desde México. Prueba de ello es que la mitad de los habitantes de Nuevo México, uno de los estados americanos fronterizos, hablan español. Sin embargo, estos datos puramente fácticos son sólo un primer elemento de explicación. Sólo un enfoque más sociológico puede llevar a una mejor comprensión de la llegada de la cultura y la lengua de Cervantes, que son especialmente resistentes.

Los medios de comunicación y la política

Al dejar su equipaje en los Estados Unidos, los inmigrantes de habla hispana y sus hijos no sólo han traído su idioma, sino una parte de su cultura, hábitos y costumbres. Tanto es así que las artes y las especialidades latinas están ya muy arraigadas.

Ante tal locura, los medios de comunicación tuvieron que adaptarse, deseosos de captar a este nuevo y poderoso público. Los estadounidenses de habla hispana tienen tres cadenas de televisión y trescientos cincuenta periódicos y revistas, incluyendo Cosmopolitan y Miami Herald en español. Hay más de 300 emisoras de radio que transmiten en español, cinco veces más que hace veinte años. Algunas de estas estaciones son las primeras en términos de audiencia en áreas metropolitanas como Los Ángeles o San Antonio.

Aprender español

Incluso algunos políticos de alto rango se han unido al baile, debido al gran peso del voto latino. Hoy en día, incluso los estadounidenses que no tienen ningún vínculo familiar cercano o lejano con la cultura hispana están aprendiendo el idioma: “Hay muchas razones para estar interesados en el español, incluso cuando no se tiene una herencia familiar hispana o latinoamericana”, explica James Cohen, autor de Spanglish America: the challenges of Latinization in the United States. Es una lengua importante a escala mundial con unos 500 millones de hablantes. Es también un gran lenguaje de expresión literaria y musical desde hace siglos, que ha ido “subiendo” en Estados Unidos, nos guste o no. Cuando se vive en un país donde hay muchos inmigrantes latinoamericanos, el español puede ser muy útil”.

Ascenso hispanofóbico

Muy útil, hasta el punto de dejar caer el inglés de su pedestal. Al menos eso es lo que temen algunos estados, que, reacios a celebrar el advenimiento del español, han tomado medidas radicales: más de veinte de ellos han promulgado leyes que hacen del inglés el idioma oficial. El más ilustre “embajador” de la acción hispanofóbica es sin duda el actual presidente Donald Trump. ¿Realmente necesitamos recordar que el multimillonario ganó las elecciones prometiendo construir un muro fronterizo con México? Por no hablar de la presión para establecer nuevos límites a la inmigración legal, que exigiría que los solicitantes hablaran inglés para obtener sus permisos de residencia para la residencia legal.

“Aunque tiene pocas convicciones personales arraigadas, Trump ha hecho del etnonacionalismo blanco un tema para movilizar sus’bases’. Los acontecimientos en Charlottesville el 12 de agosto mostraron a quienes se negaron a verlo antes que este presidente es un autoritario que utiliza movimientos racistas para estimular la polarización política en un país ya muy dividido, dijo el experto. Desde que entró en la campaña en junio de 2015, mexicanos y musulmanes han estado trabajando en el país desde entonces.

Rate this post

Deja un comentario