Qué es un artículo de opinión ejemplo características y partes

Qué es un artículo de opinión ejemplo características y partes

Veremos ahora qué es un artículo de opinión, sus características, partes principales y cómo desarrollar su contenido.

El artículo de opinión y el autor

Muy rápidamente, una vez que se ha dado la fecha y la fuente (especificando su nacionalidad), es importante identificar la naturaleza del artículo: si no es simplemente informativo (un artículo de noticias), sino que expresa un punto de vista sobre los acontecimientos actuales, debe especificarse y también definir el estatus de este punto de vista en relación con el periódico en el que se publica. ¿Representa la posición del periódico o un punto de vista individual?

¿Quién opina?

En el primer caso, se trata de un editorial, a menudo sin firmar para dejar claro que su contenido involucra a todo el consejo editorial. En el segundo caso, hay dos posibilidades: o bien se trata de un artículo de opinión ocasional publicado por una persona ajena al periódico, o bien se trata de un artículo publicado por un colaborador habitual que forma parte del equipo. Esto se llama una columna, escrita por un columnista. En estos dos últimos casos, el punto de vista expresado no compromete a la redacción del periódico.

Enfocando el tema

Esto significa, en particular, que un periódico puede publicar el mismo día un editorial en el que adopta una posición a favor o en contra de una medida o personalidad política divisiva (por ejemplo, el referéndum sobre la salida de la Unión Europea en Gran Bretaña) y un artículo en el que uno de sus columnistas adopta una postura contraria. Incluso si los columnistas que escriben para el mismo periódico tienen afinidades políticas entre sí y con el personal de la redacción, a menudo difieren en temas importantes. Incluso puede ocurrir que un periódico publique en sus columnas las columnas de un autor cuyas opiniones reflejan posiciones políticas opuestas a las de la línea editorial del periódico.

Comentar, poner en perspectiva

Por último, cabe señalar que es absurdo presentar un artículo de opinión o editorial como “subjetivo” o sesgado, ya que tales artículos no pretenden ser neutrales, a diferencia de los artículos informativos. Por otra parte, si el tono del artículo no es puramente argumentativo, se puede especificar.

Contextualización

En la introducción de la presentación, siempre es útil colocar el artículo en un contexto determinado. Esto puede parecer obvio (un artículo titulado “Por qué finalmente renuncio a votar a X” es claramente parte de una campaña presidencial), pero incluso en este caso, debe ser mencionado. Además, el seguimiento de la actualidad de un período determinado y el conocimiento de la línea editorial del periódico permiten afinar esta contextualización “impulsada por los acontecimientos”.

Presentar los hechos

Más allá de las noticias cercanas al momento de la publicación del artículo, siempre hay infinitas maneras de definir el “contexto” de un artículo. Dependiendo de sus conocimientos históricos y culturales específicos, dos lectores diferentes pueden escribir el mismo artículo en contextos parcialmente diferentes. Para hacer una presentación interesante de un artículo, es necesario mencionar tanto los elementos de hecho como los elementos contextuales “obvios” (aquellos que los lectores en el momento de la publicación del artículo se suponía que el artículo debía tener en mente elementos más originales, que lo ponían en perspectiva una vez resumido su contenido: es aquí donde se pueden movilizar ejemplos históricos, iconográficos, literarios o filosóficos para mostrar que el artículo “no sale de la nada”, sino que resuena con debates más o menos distantes en el espacio y en el tiempo.

opinión

En este segundo nivel de contextualización, también es posible mostrar, en algún momento, la reflexividad. En otras palabras, podemos explicar el punto de vista desde el cual nosotros mismos estamos “enmarcando” la opinión que comentamos, siempre y cuando enriquezca nuestra comprensión de los temas en juego en el artículo. Por ejemplo, si un artículo de opinión se dirige a una comunidad de lectores utilizando pronombres (tú, nosotros), puedo preguntarme cuáles son los contornos de esta comunidad, y si formo parte de ella, lo que implica definir ciertas características desde mi punto de vista, relevantes para el tema tratado.

El enfoque

Un buen resumen del artículo debe estar claramente dirigido a los temas y cuestiones del texto. De hecho, esto es lo que los títulos de prensa intentan hacer. La presentación oral de un artículo marca un paso más en este proceso pedagógico, que comienza con el título. En la introducción, el resumen y el comentario, hay que buscar constantemente definir con precisión qué es lo que el artículo mira exactamente.

Los comentarios

A menudo denominada “comentario”, la segunda parte de la presentación de un artículo no debe considerarse de la misma manera que un comentario literario: se trata más bien de una evolución en la que algunas de las cuestiones planteadas por el artículo se explorarán con mayor profundidad.

Esto no significa que las habilidades literarias no sean necesarias para analizar un artículo de opinión o editorial. Por el contrario, a menudo es interesante, después del resumen, centrarse en ciertos procesos retóricos y operaciones lingüísticas.

La relevancia o legitimidad de ciertos argumentos, ejemplos, imágenes, etc. pueden ser cuestionados.

Ya sea que estemos de acuerdo o no con las opiniones y análisis propuestos por el artículo, el interés de la presentación de un artículo es que no estamos obligados a tomar partido o dar un juicio final. Por eso, preferimos la modalidad interrogativa a la afirmación. No se trata de haber rodeado la pregunta al final de la presentación, sino de haber retomado el artículo para abrir espacios de reflexión.

Conclusión

Una buena manera de concluir es preguntarse qué es lo que le gustaría mantener de este artículo, y destacar uno o dos puntos que se consideran particularmente interesantes y que vale la pena considerar. Si sólo tuviéramos que recordar una o dos ideas, ¿cuáles serían? Esto puede ser información objetiva, un argumento en particular o un enfoque que consideres que se puedas aplicar a otros temas. ¿Cuál crees que es el principal interés de este artículo? Aquí debe entenderse que no existe una respuesta “correcta”. La conclusión es precisamente un espacio en el que se puede afirmar una cierta mirada, una cierta sensibilidad, un interés por un tema y posiblemente una opinión, incluso si, como hemos visto, es de hecho más sensato cuestionar un tema que adoptar una postura clara.

 

Deja un comentario